Despertando a los Negocios

Prestamos una empresa pequeña

Cuando el presidente Barack Obama se reunió con los directivos generales de los bancos a inicios de esta semana, les instó a “echar un tercer y cuarto vistazo” a las pequeñas empresas que habían rechazado para conseguir préstamos a lo largo del año. El interrogante es, ¿lo van a hacer los bancos?

El director de Bancorp en EE.UU., Richard Davis, afirmó a las plataformas de asambleas que su banco examinaría por segunda vez cada préstamo que rechazara. Por su lado, Jamie Dimon, CEO de JPMorgan Chase (JPM), asimismo admitió regresar a examinar las peticiones de crédito de pequeñas empresas que han sido rechazadas. James Y también. Rohr, presidente y director del Banco PNC de Pittsburgh, afirmó que valorará los procedimientos existentes que ofrecen un segundo vistazo a las aplicaciones para pequeñas empresas. Otros bancos, como Bank of America (BAC), Wells Fargo (WFC) e inclusive American Exprés (AXP), aseveran haber tenido programas de segunda mirada a lo largo de un año o bien más. No obstante, en los últimos meses, han estado”acelerando” estos programas: contratando nuevo personal, ampliando sus criterios de inspección de peticiones y formalizando programas de apelaciones, conforme voceros de los 3 bancos.

Además de esto, la Mesa Redonda de Servicios Financieros, un conjunto de la industria bancaria en Washington, D.C., está procurando acorralar a otros bancos a fin de que instalen un programa. “Hacemos la propuesta y pidiéndoles que la transformen en una política”, afirma Scott Talbott, portavoz de la organización. Si bien los detalles sobre los programas existentes y de qué forma aprovecharlos son irregulares, estas políticas van a recibir más estructura en los próximos meses, afirma Talbott. En este punto, aconseja a las pequeñas empresas que charlen con su banco para poder ver si hay un programa de revisión.

Además de tener una segunda ocasión, múltiples gigantes bancarios anunciaron últimamente objetivos de préstamos más espléndidos para pequeñas empresas para dos mil diez. Bank of America ofreció acrecentar sus préstamos a las Pymes en cinco.000 millones de dólares americanos el año próximo. Por otro lado, JPMorgan Chase fijó su meta de préstamos para pequeñas empresas en diez millones de dólares estadounidenses, al tiempo que Wells Fargo, el prestamista para pequeñas empresas más grande del país, afirmó que prestaría hasta la friolera de dieciseis millones de dólares americanos en dos mil diez.

“Las Pymes son el ánima de la economía de U.S.A.”, afirmó el director saliente de Bank of America, Ken Lewis, en un comunicado. “Nuestra mejor situación financiera y nuestro optimismo sobre la economía nos dejarán acrecentar los préstamos para respaldar a estos clientes del servicio”.

Sin embargo, los préstamos prosiguen siendo bajos. Desde abril, Bank of America ha recortado sus préstamos pendientes a pequeñas empresas en un cinco por ciento, o bien dos mil doscientos millones de dólares estadounidenses, conforme la última encuesta del Tesoro. El total de préstamos de JPMorgan se redujo en veinticinco por ciento desde abril, al tiempo que la cartera de préstamos para pequeñas empresas de Wells Fargo redujo en dólares americanos 3 mil millones desde ese momento, afirmó el Tesoro. En conjunto, los veintidos primordiales bancos del país que reciben inyecciones de capital del gobierno de USA han reducido el total de préstamos a pequeñas empresas en once y seiscientos millones de dólares americanos a lo largo del periodo. Aun cuando los bancos prestan, ciertos dueños de negocios afirman que se les solicitan condiciones más provechosas.

Algunos dueños aun han dejado de procurar lograr un préstamo debido a la burocracia de los bancos. Sue Taggart, presidente de ADinfinitum, una compañía de marketing de la ciudad de Nueva York, pidió últimamente el programa de préstamos American Recovery Capital, o bien ARC, de la Administración de Pequeñas Empresas. Para conseguir un préstamo libre de intereses de dólares americanos 35,000 para asistir a los dueños de negocios en contrariedades a abonar sus deudas, precisaba presentar una petición de cuarenta a cincuenta páginas, estados de ganancias y pérdidas y enseñar recibos viejos. El proceso era demasiado recio y las limitaciones de los bancos eran demasiado opresivas, afirma. “Claro, podría abonar a mis vendedores, mas no merece la pena el cefalea”, afirma Taggart.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *